¿Qué es una línea de tiempo? Sentido y definición

La línea de tiempo es una herramienta que nos ayuda a planificar y controlar el tiempo necesario para llevar a cabo una actividad. A través de ella podemos evaluar los pasos necesarios para la ejecución de algo, los recursos necesarios y el tiempo que necesitamos.

La palabra deriva del término «cronos», que según la mitología griega sería la personificación del tiempo. Es decir, cronos es la representación del paso del tiempo físico y su conteo cronológico a través de horas, días, meses, años, etc.

La línea de tiempo puede ser utilizada, desde una forma simplificada como la definición del período de tiempo necesario para realizar algo e incluso para relacionar en detalle todas las actividades que serán necesarias y el tiempo estimado que se dedicará a cada una de ellas.

Cronología: ¿Qué es y para qué sirve?

El calendario es la representación de los plazos, la definición de los períodos o el establecimiento de las medidas de tiempo necesarias para la ejecución de algo. Puede presentarse mediante una tabla, una relación o un gráfico en el que se relacionan las acciones y el tiempo invertido en ellas o los plazos determinados para su ejecución.

Se puede representar por medio de un calendario, en el cual se listan las actividades y sus fechas de vencimiento. Así, sirve para presentar los hechos, acciones o actividades que deben ocurrir dentro de un cierto período de tiempo.

En la administración, el horario es un paso muy importante en la planificación de una actividad. Enumera las tareas a realizar y el tiempo correspondiente para cada acción o etapa de un proyecto.

Con la elaboración adecuada de un cronograma es posible seguir el progreso de un proyecto o actividad. Y así, llevar a cabo la gestión adecuada ajustando los plazos, acciones o recursos necesarios para alcanzar el objetivo.

La correcta definición del cronograma y su cumplimiento influirá en los plazos, costos y resultados de un proyecto. Si se hace de manera apresurada o descuidada, el cronograma puede presentar fallas en la planificación al olvidarse de enumerar las acciones importantes y las fechas límite para la realización de la tarea.

Lo contrario, es decir, un calendario extremadamente estricto, puede comprometer el desempeño de los ejecutores en la medida en que los plazos por debajo de lo necesario acarrean mucho estrés, pueden dar lugar a errores e incluso hacer imposible el cumplimiento de la tarea.

Un calendario puede tener varios objetivos, entre los cuales los más relevantes son organizar secuencial y lógicamente los plazos para la realización de las actividades, ayudar en la planificación de una estrategia de acción, comunicar las fechas de entrega de las etapas de un proyecto, facilitar el seguimiento del cumplimiento de los plazos o la detección de retrasos y también ayudar en la gestión de las acciones encaminadas a la consecución de los objetivos propuestos.

Cronología: concepto, significado y definición

La palabra cronograma es un sustantivo masculino, y según los diccionarios, indica los plazos o fechas de un evento, evento, actividad o acción. Es una forma de representar, a través de letras, números o gráficos, los períodos necesarios para la realización de algo.

Esta palabra deriva de dos expresiones griegas, «cronos» que significa tiempo y «gramma» que designa «escribir un mensaje». Así, tendríamos literalmente «un mensaje sobre el tiempo». Sin embargo, poco a poco se ha ido convirtiendo en una referencia de plazos, fechas y tiempos necesarios para realizar una actividad.

Hay algunas palabras que son sinónimos de horario, incluyendo calendario, plazos, diagrama, mapa de tiempo, almanaque, proyección de tiempo, agenda, planificación, período de tiempo, lista, receta, tiempo, plan, catálogo, tabla, programa y tiempo.

Debido al sonido similar, muchos confunden el horario con el organigrama. Mientras que la primera palabra designa la planificación del tiempo para una acción, la palabra organigrama tiene un significado completamente diferente.

Un organigrama es una representación gráfica, en forma de diagrama, que muestra las posiciones o departamentos dentro de una organización. También sirve para distinguir responsabilidades y señalar las relaciones de poder y la jerarquía existente.

El organigrama es una especie de diagrama utilizado para representar las relaciones jerárquicas dentro de una empresa, o simplemente la distribución de sectores, unidades funcionales y posiciones y la comunicación entre ellas.

El calendario sirve para identificar, planificar, determinar y supervisar la ejecución de las tareas, de acuerdo con el tiempo previsto para su realización. Usando una programación podemos verificar si una tarea se está realizando o no dentro de los plazos.

No sólo es útil para la planificación y el seguimiento de grandes proyectos. Desde un plan de estudios, pasando por la programación de un viaje o la organización financiera, hasta la creación de una empresa o jubilación, cualquier tipo de proyecto puede beneficiarse de la realización de un buen programa.

Cómo usar la línea de tiempo

Lo primero que hay que hacer para crear un calendario eficiente es definir en detalle todas las tareas que serán necesarias para la ejecución del proyecto. Sin esto, el cronograma puede resultar defectuoso si no identifica los plazos para las acciones que eran importantes para el objetivo final.

A continuación, se calculan las fechas o los períodos de tiempo necesarios para llevar a cabo cada paso o actividad descritos en la planificación de proyectos. Esta medición debe ser lo más precisa posible para no perder tiempo ni hacer inviable la ejecución de las tareas debido al poco tiempo disponible.

Como hemos visto, a partir del cronograma es posible evaluar si las etapas y recursos definidos son consistentes con el panorama percibido o si serán necesarios ajustes. También será fundamental en la etapa de seguimiento de las acciones que sirvan de termómetro para las decisiones de la persona responsable del proyecto.

Será a partir del seguimiento del calendario que el gestor del proyecto podrá definir acciones de ajustes para resolver cuestiones pendientes, corregir errores, orientar a los participantes en el proyecto o definir la asignación de recursos para la realización de las actividades dentro de los plazos previstos.

Aunque existen varios modelos de planificación disponibles, no existe un modelo que deba seguirse en toda la planificación. Lo que es seguro es que este documento debe contener al menos las actividades a realizar y sus plazos. Estos pueden expresarse en minutos, horas, días, meses, siempre y cuando sea comprensible y posible reunirse.

Deja un comentario