¿Qué es la calidad de vida? ¿Qué hacer para mejorar?

Últimamente se ha hablado mucho de la calidad de vida. Pero, ¿cuál es su definición? ¿Qué hace que una persona tenga una mejor calidad de vida que otra? En este post aclararemos algunas dudas y daremos consejos sobre cómo mejorar la calidad de vida.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define como calidad de vida «la percepción del individuo en su inserción en la vida, en el contexto de la cultura y los sistemas de valores en los que vive y en relación con sus objetivos, expectativas, normas e inquietudes».

En otras palabras, la calidad de vida es un conjunto de factores que involucran el bienestar físico, espiritual, psicológico, emocional, profesional, familiar y de amistad, además de las circunstancias normales de la vida, como la vivienda, el saneamiento y una nutrición adecuada.

Es cierto que la calidad de vida adecuada para algunos pueblos y culturas difiere entre sí. Pero independientemente de ello, los seres humanos deben vivir dignamente, tener las condiciones mínimas de higiene, vivienda, educación, alimentación, salud física y mental, y un tiempo adecuado de ocio y de sueño.

Calidad de vida en la vida diaria

La calidad de vida está directamente relacionada con el bienestar de cada uno y esto incluye la satisfacción con la carrera/empleo, el nivel socioeconómico, el estado de salud, la relación familiar y marital y el estado emocional, como por ejemplo.

Calidad de vida en el trabajo

El trabajo es el lugar donde pasamos la mayor parte del día y, no por casualidad, las empresas empezaron a ver como fundamental la calidad de vida dentro de la organización. La relación interpersonal, así como las condiciones locales y el medio ambiente deben ser tan favorables para el trabajador como para la salud económica de la empresa.

Las medidas adoptadas por las empresas para mejorar la calidad de vida en el trabajo incluyen prestar más atención a la salud física y mental y garantizar que los lugares sean cómodos, por ejemplo, medidas que hagan que los trabajadores se sientan motivados y, en consecuencia, aumenten su producción.

Salud y calidad de vida

La salud y la calidad de vida están estrechamente relacionadas. La salud física perfecta es fundamental para la calidad de vida. La falta de salud, ya sea temporal o como consecuencia natural de la vida, como enfermedad debilitante, pero no grave, y la pérdida de memoria en los ancianos, por ejemplo, son factores que interfieren con la calidad de vida.

No menos importante que la salud física es la salud mental. Y el estrés es uno de los mayores villanos para el equilibrio emocional. Las situaciones constantes que llevan al estrés pueden desencadenar enfermedades como la depresión, la ansiedad, las fobias y otros desequilibrios más graves.

Calidad de vida y medio ambiente

Nuestra calidad de vida está directamente relacionada con el medio ambiente en el que vivimos, porque lo hacemos por él. El entorno es todo lo que nos rodea: árboles, jardines, plazas públicas, ríos, los sonidos de la naturaleza, en definitiva.

La relación entre calidad de vida y medio ambiente es simple: imagínese vivir en un lugar lleno de basura, sucio y en medio de mucha contaminación. Deténgase y pregúntese: «¿Cómo sería mi calidad de vida en un ambiente como éste?»

De ahí la necesidad de preservar el medio ambiente!

Calidad de vida y dinero

El nivel de vida es la calidad y cantidad de bienes y servicios que tenemos. Y esto se logra a través de las finanzas, es decir, el dinero. Para muchos, una buena calidad de vida es poseer bienes, tener un nivel de vida cómodo y tener dinero para lograr sus objetivos.

¿Cómo mejorar la calidad de vida?

Podemos tomar algunas medidas para mejorar nuestra calidad de vida, pero obviamente depende de cómo cada uno entienda tener una «vida mejor». Siga estos consejos!

1. Fuente de alimentación

Los alimentos, especialmente en las prisas de la vida cotidiana, son los más perjudicados cuando se trata de tener una buena calidad de vida. Algunos pasos para mejorarlo son:

  • Tener cinco comidas al día: desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena;
  • Dar preferencia a alimentos frescos como frutas, verduras y hortalizas;
  • Introducir alimentos integrales (ricos en fibra), ricos en omega-3, como el aceite de oliva, por ejemplo;
  • Evite alimentos procesados y salchichas;
  • Beba por lo menos 2 litros de agua;
  • Evite los refrescos y apueste por los jugos de frutas naturales;
  • Siempre coma en un ambiente tranquilo y trate de establecer horarios para ello.

2. Adquirir hábitos saludables

  • No fume;
  • Evite el café y las bebidas alcohólicas excesivas
  • Trate de dormir 8 horas cada noche;
  • Tratar de resolver los problemas racionalmente sin desesperarse;
  • No importa cuán insuperables parezcan los obstáculos, cultive el buen humor.

3. Actividad física

La actividad física es un gran aliado para aliviar el estrés e incluso prevenir y combatir diversas enfermedades como el control del nivel de colesterol y la diabetes, la presión arterial, ayudar a adelgazar, mejorar la calidad del sueño, aumentar la densidad ósea, prevenir la osteoporosis, mejorar la movilidad articular, entre otras.

  • Trate de hacer actividad física por lo menos tres días a la semana, en un lugar abierto, como caminar, andar en bicicleta, practicar algún deporte, bailar, entre muchos otros;
  • Escapar del ascensor y usar las escaleras;
  • Para distancias cortas, deje el auto en el garaje y camine.

4. Ocio

El ocio es fundamental para mejorar la calidad de vida. ¿Alguna vez has pensado en trabajar y no distraerte en absoluto? Un signo de enfermedad a la vista!

  • Salir con amigos y familiares;
  • Promover reuniones en casa para «tirar la conversación»;
  • Ir al teatro y al cine;
  • Escuchar música.

5. Mayor atención al trabajo

Como ya hemos dicho, pasamos la mayor parte del día en el trabajo, por lo que es importante que usted sea cauteloso al respecto:

  • Tome los días festivos anualmente;
  • Nunca lleve a casa el servicio;
  • Mantenga siempre el lugar de trabajo limpio, bien iluminado, ventilado y, si es posible, libre de ruido excesivo;
  • Durante el viaje tome descansos cortos y haga ejercicios de relajación para aliviar la tensión muscular;
  • En algunas circunstancias, deténgase y respire lenta y lentamente.

Deja un comentario