La ética profesional: ¿qué es? ¿Cuál es su importancia?

Llamamos ética profesional al conjunto de valores, principios, conductas y comportamientos que se determinan, guían, siguen y supervisan en el entorno de una empresa.

La ética profesional es muy importante para determinar cómo se desarrollarán las relaciones interpersonales, los negocios y la conducta de acuerdo con las normas internas, la legislación vigente y las circunstancias del entorno empresarial.

En todo el mundo, la cuestión de la corrupción que afecta a empresas y organismos públicos ha llevado a las empresas a exigir que adopten y cumplan códigos de conducta ética. De esta manera, se espera que todos los miembros de una organización sean conscientes del comportamiento que se espera de ellos y de las consecuencias por desviaciones de la ética profesional.

Ética: concepto y significado

La palabra ética es un sustantivo femenino que designa un campo de la filosofía que estudia los principios que conforman el comportamiento humano y que también sirve para definir un conjunto de reglas utilizadas para guiar el comportamiento dentro de una sociedad.

Derivada de la expresión griega «ethos», que significa propiedad de carácter, la ética guía el comportamiento de acuerdo a los valores consagrados por la sociedad como no causar daño a los demás, no mentir ni actuar de manera deshonesta.

Para la filosofía, la ética nos ayuda a entender los factores que influyen en el comportamiento. Cómo se distorsionan o alteran los valores y las normas morales con el tiempo. Y cómo la relación de los individuos con la ética influye en el destino de una sociedad.

En general, la ética se entiende como el conjunto de normas y principios que guían la conducta de grupos o individuos dentro de la interacción social. La ética no es una ley, pero la legislación se formula sobre la base de preceptos éticos que deben ser observados.

¿Qué es la ética profesional?

En la práctica profesional, actuar de manera ética es llevar a cabo las actividades siguiendo las normas convencionales, cumpliendo con las leyes y reglamentos que rigen la profesión o función. Es el conjunto de principios morales y prácticos que deben guiar la conciencia y la conducta del profesional durante la práctica profesional.

El profesional que actúa de manera ética desempeña sus funciones siguiendo las directrices y los valores morales determinados por el grupo al que pertenece. Por lo tanto, la ética médica está organizada de acuerdo a los entendimientos de este grupo sobre lo que está bien y lo que está mal en la práctica de la medicina.

La ética profesional no se trata sólo de respetar las leyes y normas de la categoría, sino que también se traduce en acciones pequeñas y cotidianas como el respeto, la amabilidad, la ayuda, la paciencia y la colaboración con otros compañeros de trabajo.

El respeto a la ética profesional se traduce en más eficiencia, productividad y calidad en la medida en que respeta las normas, valora las relaciones sanas y busca seguir los métodos ya probados y aprobados.

¿Para qué sirve la ética profesional

?

El éxito o fracaso de una empresa no depende sólo de la cantidad de ventas que realiza o de las características de sus productos o servicios. A pesar de ser de gran importancia, además de estos temas, existen otras variables como la economía, la competencia, la legislación e incluso la ética de sus profesionales.

El comportamiento ético de quienes dirigen la empresa o realizan las tareas operativas en la vida cotidiana puede influir en la imagen y el rendimiento de una empresa. Los casos de empresas que son vistas negativamente en el mercado debido al mal comportamiento de algunos de sus empleados son comunes.

Al contrario, las empresas que se comportan éticamente con sus clientes, competidores o la sociedad en su conjunto tienen una buena imagen que se asocia con la confianza, la honestidad y la credibilidad.

Además de guiar la conducta de sus empleados, la ética profesional también sirve para dar forma a los principios por los que la organización quiere ser reconocida.

La cultura organizacional es también el resultado de la conciencia ética de quienes trabajan en la empresa. Un entorno en el que no se respetan los valores éticos contamina las relaciones, influye en las decisiones y transforma la forma en que las personas piensan y actúan.

La preocupación con la ética profesional y empresarial ayudará a la empresa a establecer una buena imagen, determinar sus valores y ayudar en la perpetuación de la empresa en el tiempo. Esto se reflejará en la forma en que el mercado ve a la empresa y en el nivel de satisfacción y orgullo de sus empleados.

Código de Ética Profesional y Empresarial

Con el tiempo, muchas empresas han ido construyendo sus propias normas internas de comportamiento para tener en cuenta los cambios sociales y los mercados en los que operan. Sin embargo, en las últimas décadas se ha vuelto común que muchas organizaciones, inspiradas por los códigos de conducta de las asociaciones profesionales, también creen sus propios códigos de ética empresarial.

El Código de Ética puede ser de categoría profesional o exclusivo de una organización. Los consejos profesionales, como el Consejo Federal de Medicina, tienen sus propios códigos de ética bajo los cuales se someten todos los profesionales inscritos en esta asociación. Así, son expresiones comunes como la ética médica, la ética religiosa, la ética gubernamental y la ética empresarial, entre otras.

Aunque cada categoría profesional tiene su propia orientación ética, que busca tener en cuenta las particularidades del área de trabajo, hay algunos valores que son universales para todas las profesiones como ser honesto, actuar responsablemente, mantener el secreto profesional, no usar de mala fe, etc.

Los códigos de ética empresarial son formulados por las empresas y cubren los estándares, valores y procedimientos que todos los profesionales de la institución deben seguir. En él se describen las pautas de conducta en las relaciones de mercado, las normas para las relaciones internas, los procedimientos ante situaciones que pueden considerarse poco éticas, etc.

Mientras que en el caso del código de ética profesional, la inspección es responsabilidad de la asociación que lo redactó, en el caso de las empresas el incumplimiento de las normas contenidas en el código es verificado y evaluado por las áreas involucradas en la construcción de este documento, tales como recursos humanos, gestión y dirección.

En ambos casos, el incumplimiento del código ético puede llevar al infractor a sufrir sanciones que van desde una simple advertencia, hasta la expulsión de la categoría profesional, el despido de la empresa e incluso sanciones legales previstas por la ley, dependiendo de la gravedad del hecho ocurrido.

Deja un comentario