IMC (Índice de Masa Corporal): qué es, para qué sirve y cómo medirlo

El IMC, Índice de Masa Corporal, se utiliza para evaluar si el peso de un individuo es apropiado para su estatura. Es un indicador importante que proporciona datos para evaluar el estado de salud de una persona y puede indicar problemas como la obesidad, la desnutrición y otras afecciones perjudiciales.

Conocer el IMC en sí mismo, y animar a otras personas a conocer también su medida, es un hábito que debe ser difundido para tener un indicador práctico para monitorear el estado de nuestro cuerpo y la evidencia sobre nuestra salud.

El cálculo del Índice de Masa Corporal es rápido y fácil de medir. Conociendo la importancia de este valioso indicador, podemos hacernos una idea de cómo está nuestra salud y buscar orientación cuando sea necesario.

IMC: ¿qué es y para qué sirve?

El Índice de Masa Corporal (IMC) es una clasificación utilizada en todo el mundo para identificar si un individuo tiene peso dentro de las medidas apropiadas para su estatura, si su peso está por debajo de lo esperado o por encima de lo deseado.

El cálculo del IMC es importante para identificar si una persona es obesa, una condición que puede afectar su salud, o si, al estar por debajo de su peso, está desnutrida. Es una medida valiosa para proporcionar indicadores del estado de salud de personas de todas las edades.

A partir de la aplicación del cálculo del IMC, los médicos, nutricionistas y otros profesionales de la salud pueden hacer hipótesis sobre las razones del resultado presentado. Es común que, poco después de la lectura de los resultados de sobrepeso o insuficiencia ponderal, la persona sea referida a la realización de pruebas complementarias.

Además de indicar posibles problemas de salud, el IMC es también una herramienta útil para aquellos que desean, de una manera sencilla y rápida, utilizar el medidor que proporciona una referencia para su estado de salud.

Es importante recordar que los resultados pueden presentar imperfecciones y sólo un médico u otro profesional de la salud puede prescribir exámenes o tratamientos basados en las medidas obtenidas en el cálculo del IMC.

¿Cómo medir el IMC?

El cálculo del Índice de Masa Corporal es simple y rápido. Para ello, es necesario conocer la altura y el peso de la persona. Para que los resultados sean precisos, es importante asegurarse de que los números de peso y altura sean correctos.

Habiendo anotado esta información, ahora es necesario realizar un cálculo matemático en el que el peso de la persona se divide por el valor de su altura al cuadrado. Una manera más fácil de entender la cuenta es primero multiplicar la medida de altura por sí misma y luego tomar el valor de peso y dividirlo por el resultado del cálculo anterior.

Para ilustrar cómo calcular el IMC, supongamos que la persona tiene una altura de 1,75 m y 75 kg. La cuenta debe hacerse de la siguiente manera:

1,75 x 1,75 = 3,06 (medición de la altura del cuadrado)

75 / 3.06 = 24.5 (peso dividido por el resultado de la primera cuenta)

Resultado = IMC 24

Tabla de resultados del IMC

Para identificar si la persona está dentro del peso esperado para su estatura, si está por debajo de su peso o si presenta algún grado de obesidad, es necesario comparar el resultado obtenido en el cálculo del IMC con la siguiente tabla:

Resultados:

  • Menos de 18.5: Infraponderar
  • Entre 18.5 y 24.9: Peso normal
  • Entre 25 y 29,9: Sobrepeso
  • Entre 30 y 34,9: Grado de obesidad 1
  • Entre 35 y 39,9: Grado de obesidad 2
  • Más de 40: Obesidad grado 3

¿Qué significan los resultados?

Cada resultado obtenido en el cálculo del Índice de Masa Corporal es un indicador y nunca un diagnóstico definitivo de las condiciones de salud de una persona. Como hemos visto, el resultado es un primer paso para solicitar pruebas que confirmen la hipótesis presentada o para indicar acciones, como mejorar la alimentación o hacer ejercicios físicos, que puedan cambiar las mediciones futuras del IMC.

Resultado: peso insuficiente. Esto significa que la persona tiene un peso inferior a la medida apropiada para su estatura, sexo y edad. Esta afección puede ser causada por la pérdida de peso o por una nutrición deficiente.

En estos casos, es muy importante buscar el consejo de un médico para investigar las causas de este resultado. Las consecuencias para la salud pueden ser varias, entre ellas, una persona bajo peso ideal puede presentar síntomas como mareos, dolores de cabeza, sensación de cansancio, falta de apetito, dificultad para concentrarse, piel y cabello seco, etc.

Resultado: peso normal. Indica que el peso de la persona está dentro del rango esperado para individuos de la misma estatura, sexo y edad. Este es el resultado considerado ideal para personas de todas las edades. Y también es un indicador de la evolución del estado de salud. Presentando este resultado, la persona debe buscar mantener hábitos y prácticas alimenticias saludables, que favorezcan la permanencia en esta condición.

Resultado: sobrepeso. Esto significa que el individuo tiene un peso más alto que el recomendado para su estatura, sexo y edad. Es una indicación de que la persona puede estar sufriendo de enfermedades como diabetes, colesterol alterado, hipertensión, etc.

La mala alimentación y los hábitos sedentarios son las principales causas del sobrepeso. Dependiendo de la etapa en que se encuentre la salud de la persona, es posible revertir esta situación cambiando las condiciones que la perjudican.

Resultados de la obesidad. Es el resultado del grado de obesidad que indicará la etapa de deterioro de la salud resultante del sobrepeso. Después de calcular el IMC, es importante que un profesional de la salud realice pruebas complementarias que indiquen con mayor precisión el porcentaje de grasa presente en el cuerpo de la persona.

Cada grado de obesidad presenta diferentes síntomas y ofrece diferentes riesgos para la salud, además de promover grandes dificultades para la vida diaria. Dependiendo del nivel de sobrepeso, las tareas comunes se vuelven difíciles de realizar, la persona comienza a presentar síntomas de malestar y corre el riesgo de padecer numerosas enfermedades, entre ellas diabetes, problemas hepáticos, infarto, cáncer, hipertensión, osteoporosis, etc….

Todas estas condiciones pueden ser tratadas y revertidas, el resultado del IMC es un primer indicador de la salud de una persona. Con una orientación médica adecuada y buscando llevar una vida más saludable, es posible hacer que el cálculo del IMC sea el primer paso hacia un cambio en la salud y la vida.

Deja un comentario