Significado del estado de bienestar

Un estado de bienestar es un modelo de gobierno en el que el Estado se compromete a garantizar el bienestar económico y social de la población.

El estado de bienestar también se denomina estado de bienestar, en el que el gobierno toma medidas activas para proteger la salud y el bienestar general de los ciudadanos, especialmente los que tienen necesidad económica.

¿Cuál es el objetivo del estado de bienestar?

El objetivo del estado de bienestar es garantizar la igualdad de oportunidades para los ciudadanos y la distribución justa de la riqueza. Además, el Estado asume la responsabilidad de las personas que no pueden mantener una vida digna mediante la distribución de subsidios, subvenciones, concesiones y otras medidas.

En la práctica, las características del estado de bienestar varían según el gobierno de cada país. En los Estados Unidos, sin embargo, el término estado de bienestar tiene una connotación peyorativa que difiere del resto del mundo, lo que significa sólo «ayuda a los pobres».

El estado de bienestar puede definirse de forma amplia o estrecha. El sentido amplio es poco adoptado por los sociólogos y consiste en cualquier contribución del gobierno al bienestar de los ciudadanos, como por ejemplo:

  • pavimentación de calles y aceras;
  • transporte público;
  • sistema de alcantarillado;
  • recolección de basura;
  • mantenimiento del orden
  • escuelas, etc.

Estrictamente hablando, como se suele decir, el estado de bienestar es el que establece tales medidas:

  • seguro de desempleo;
  • pensiones para las personas mayores
  • licencia de maternidad;
  • asistencia médica, etc.

¿Cómo surgió el estado de bienestar?

En el contexto de las políticas sociales, el Estado se clasifica históricamente en tres períodos distintos:

  • Estado liberal
  • Situación social
  • Estado neoliberal

El estado de bienestar se inserta en el segundo momento y es el resultado de varias transformaciones a lo largo del tiempo. Poco a poco, los gobiernos de todo el mundo han ido asumiendo la responsabilidad de garantizar el bienestar de la población mediante medidas activas.

Entre las principales causas que llevaron al surgimiento del estado de bienestar se encuentran:

Logro de los derechos políticos por parte de la clase obrera

A través de la lucha de clases, la clase obrera adquirió derechos políticos a finales del siglo XIX, resultando en la socialización de la política. Así, la sociedad civil comenzó a tener acceso a la toma de decisiones y la élite perdió su monopolio sobre el Estado.

Con la representatividad de la clase obrera, el Estado asumió gradualmente el deber de proteger sus derechos.

Revolución socialista en Rusia

La Revolución de Octubre (también llamada la Revolución Bolchevique) en Rusia en 1917 fue una revolución socialista en la que la clase obrera forzó la dimisión del monarca Nicolás II. El movimiento puso fin al zarismo en Rusia y dio origen a la Unión Soviética.

El episodio tuvo consecuencias para el modelo capitalista en todo el mundo, que comenzó a ser repensado para evitar revoluciones similares. Esto reforzó la importancia de garantizar los derechos de la clase obrera.

Capitalismo monopólico

Cuando el capitalismo pasó de la fase competitiva a la fase monopolística, el modelo de estado liberal comenzó a ser cuestionado. Esto se debió a que el Estado comenzó a invertir en empresas, aumentando la velocidad y la producción, lo que resultó en una alta concentración de capital en manos de unos pocos. Esta nueva realidad obstaculizó el surgimiento de las pequeñas empresas y sacudió los ideales liberales clásicos, facilitando la transición al estado de bienestar.

Crisis de 1929

La crisis de 1929 (también conocida como la Gran Depresión) fue un período de grave recesión en la economía mundial. La crisis fue causada por la sobreproducción que siguió a la Primera Guerra Mundial, debido a la necesidad de abastecer al continente. A medida que los países europeos se reestablecieron, las exportaciones, especialmente en los Estados Unidos, disminuyeron, creando una gran disparidad entre la producción y el consumo.

La crisis de 1929 reveló los defectos del modelo liberal y presentó la necesidad de una intervención estatal activa en la economía. Así, se puede decir que el estado de bienestar adquirió mayor relevancia a partir de los años treinta.

Características del estado de bienestar

El estado de bienestar no es un modelo fijo de gobierno, por lo que adopta muchas formas en todo el mundo. Sin embargo, entre las características generales del estado de bienestar se encuentran:

Adopta medidas de carácter socialista: incluso en los países capitalistas, las medidas de bienestar del estado de bienestar son de carácter socialista, ya que tienen por objeto la redistribución equitativa de los ingresos y la igualdad de oportunidades para todos. Entre las principales medidas de este tipo se encuentran las pensiones, las becas, los seguros y otras ayudas.

Tienen una legislación protectora: como una forma de proteger los derechos de los ciudadanos vulnerables, el estado de bienestar tiene una legislación dirigida a proteger sus derechos, tales como salarios mínimos, salud y seguridad en el trabajo, vacaciones, restricciones al trabajo infantil, etc.

Intervención del Estado en la economía: para garantizar los derechos de los ciudadanos, el Estado del bienestar actúa activamente en la economía.

Nacionalización de las empresas: el Estado del bienestar tiende a nacionalizar las empresas en sectores estratégicos para que el gobierno disponga de las herramientas necesarias para promover los servicios públicos. Entre las áreas más focalizadas se encuentran la vivienda, el saneamiento básico, el transporte, el ocio, etc.

Crisis del estado de bienestar social

Al asumir innumerables responsabilidades hacia los ciudadanos, el estado de bienestar se enfrenta a varias dificultades y, por lo tanto, su eficacia es cuestionada en todo el mundo.

Cuando el gasto público, acumulado con las cargas relacionadas con el bienestar de la población, supera los ingresos públicos, el país entra en una crisis fiscal. Este escenario es lo que se llama una crisis del estado de bienestar.

Entre las principales pruebas de la crisis del estado de bienestar se encuentran las medidas adoptadas por Margareth Thatcher durante su mandato como primera ministra en Gran Bretaña (1979-1990). Thatcher reconoció que el estado ya no tenía las condiciones financieras para mantener las medidas de bienestar y al mismo tiempo promover el crecimiento económico. Así, el gobierno de la región hizo la transición al neoliberalismo.

Deja un comentario