Equinoccio de primavera

¿Cómo crees que se determinaron el principio y el final de las estaciones, primavera, invierno, verano, otoño, etc.? Un rey del aburrimiento antiguo especificó los días de comienzo y fin de cada estación y todos a partir de entonces se pusieron de acuerdo porque su majestad era un representante divino? Bueno, eso podría pasar, pero no fue así. Al explicar lo que es el equinoccio de primavera, llegaremos a comprender la lógica que hace consensuar los días que marcan el inicio y el cierre de las estaciones tanto en el Hemisferio Sur, el nuestro brasileño, como en el Hemisferio Norte.

También aprovecharemos el tema para examinar el origen del término, que significa equinoccio, cuáles son las consecuencias de este fenómeno, qué reacción provoca en el tiempo, el clima y el organismo de las personas.

Otro aspecto digno de más detalle es la relación que los pueblos antiguos tenían con el equinoccio de primavera y la simbología que los efectos de este evento evocaban – y aún evocan – para algunos.

¿Siempre has querido saber de qué se trata el equinoccio de primavera, cuál es tu relación con esta estación del año? Despeje estas dudas de una vez por todas consultando el texto que aparece a continuación.

Proceda con la lectura!

El equinoccio

Es un fenómeno natural que marca el inicio de la primavera y el otoño, por lo que se produce dos veces al año y dependiendo de la estación se denomina equinoccio de primavera u otoño.

Pero, ¿por qué marca el inicio y el cierre de las estaciones citadas?

Porque las noches de equinoccio son los únicos días del año en los que tanto el día como la noche tienen la misma duración, es decir, 12 horas, y después de esa fecha o el día o la noche tendrán un tiempo más largo que el antagonista, lo que determina qué estación comienza.

En el caso del Hemisferio Sur, el equinoccio de primavera ocurre en septiembre, cuando el sol brilla durante más tiempo en esta parte del planeta, mientras que en el Hemisferio Norte son las noches las que se alargan. El efecto inverso ocurre cuando la primavera llega a este lado del planeta.

Este fenómeno de la naturaleza que acaba convirtiéndose en una guía de las llegadas de las estaciones del año. También fue una referencia para los antiguos para marcar el comienzo de las festividades, desde los rituales de adoración hasta las deidades que adoraban, pero este es un tema para más tarde.

Ahora es importante saber qué explica este fenómeno. ¿Por qué la oscuridad y la claridad permanecen con la misma duración sólo en días específicos del año y no en los demás, o qué explica la variación en la hora del día y de la noche a lo largo del año?

Explicando el equinoccio

Lo que explica tanto el equinoccio de primavera y otoño como el fenómeno que marca la llegada del verano y del invierno, el solsticio, de hecho, es el eje de rotación de la Tierra, la rotación que el planeta hace alrededor de sí mismo, alrededor de su propio eje, lo que permite que diferentes áreas del planeta sean iluminadas por el sol, la Tierra gira alrededor de sí misma en 24 horas, y el movimiento de traslación, la órbita de la Tierra, haciendo una elipse alrededor del sol.

Sucede que el planeta tiene una inclinación de 23º27, en relación al plano de la órbita terrestre, lo que hace que la iluminación solar no sea igual en todas las áreas de la Tierra a lo largo del año.

Pero en el momento que marca el equinoccio de primavera los dos hemisferios, norte y sur, están alineados, igualmente perpendiculares al sol, recibiendo así la misma cantidad, intensidad de rayos solares.

En otras palabras, sólo en determinadas épocas del año la Tierra está en la pendiente exacta para que pueda ser dividida exactamente a la mitad por los rayos del sol, lo que explica la igualdad de tiempo tanto de día como de noche en el equinoccio de primavera. Después de este período y del cambio de posición de las estrellas, esta igualdad se deshace, ya que a veces el día es más largo que la noche, a veces la noche es más larga que el día.

Ver también:

  • ¿Qué es el Solsticio de Verano?
  • Comprender el significado de sinergia

Curiosidades sobre los equinoccios

Tanto el equinoccio de primavera como el de otoño no son británicos, no son puntuales. Hay una variación de tiempo de un año a otro que comprende unas pocas horas de diferencia. Y esto se debe a que la Tierra suele completar su traducción alrededor del sol en 365 días y unas pocas horas.

El equinoccio de otoño, o mejor dicho, sus luces, son capaces de promover cambios biológicos en los seres vivos, la maduración de verduras y frutas y la caída de árboles.

El origen del término

El Equinoccio de Primavera, de hecho «equinoccio» se origina a partir de «equus» y «nox», ambos términos latinos y significan «igual» y «noche», respectivamente. Es decir, «noche igual» o «noches iguales a días», en referencia a la ecuación de la duración del tiempo entre el día y la noche en la fecha específica.

Diferencia entre el equinoccio y el solsticio

El equinoccio de primavera marca en el Hemisferio Sur y en el Hemisferio Norte la fecha en que la noche y el día son iguales en términos de duración. Sin embargo, ocurren en fechas diferentes. En el lado sur, la fecha del equinoccio de primavera es el 21 de marzo, ya en el lado norte, el 23 de septiembre.

En ambos casos, cuando llega la primavera, el otoño se instala en el lado opuesto.

La diferencia con el solsticio, que sigue la misma lógica de rotación y traslación de la Tierra para su advenimiento, es que en lugar de promover la noche más larga, causa la noche más corta y el día más largo. Es decir, es el extremo opuesto del equinoccio.

Equinoccio de primavera: simbolismo y religión

A lo largo de los siglos diferentes culturas han celebrado y venerado el equinoccio de primavera para comprender que era el momento de reequilibrar fuerzas, tinieblas y luz, debido a que el día y la noche eran iguales en el tiempo en esa fecha.

Se erigieron monumentos y esculturas como la gran esfinge egipcia y las obras celtas de Stonehenge y Newgrange, alineadas con la proyección del sol en la fecha del equinoccio de primavera. La celebración de fechas en los períodos de ocurrencia de equinoccios y solsticios ocurre hasta el día de hoy, en las religiones más populares, como herencia de las culturas pasadas que promovieron sus rituales en esos días, culturas como el mitraísmo.

Deja un comentario