Comunismo y socialismo

El comunismo y el socialismo son estructuras económicas y políticas que, a pesar de tener los mismos objetivos, son diferentes entre sí.

Ambas doctrinas se oponen al capitalismo y buscan eliminar todo tipo de desigualdad social, acabar con la explotación de los trabajadores y, con ella, acabar con la división de clases. Por estas razones, tanto el comunismo como el socialismo se clasifican en el espectro político como regímenes de izquierda.

La hoz y el martillo son los símbolos del comunismo y el socialismo y juntos representan la unión de la clase obrera industrial y los trabajadores agrícolas.

Aunque los términos se utilizan a menudo como sinónimos, cada uno consiste en su propio régimen con características específicas.

Características del comunismo

El comunismo fue concebido por Karl Marx y Friedrich Engels en 1848 a través del Manifiesto Comunista. En el documento, los filósofos señalaban que la historia describe un eterno conflicto entre los trabajadores (el proletariado) y los dueños de los medios de producción (la burguesía).

Karl Marx y Friedrich Engels, autores del Manifiesto Comunista.

En el manifiesto, Karl Marx y Engels describieron el comunismo como un régimen en el que toda la producción pertenece a la clase obrera y se distribuye según las necesidades de cada uno. Así, en el comunismo no hay ricos ni pobres. Además, en una sociedad comunista todos los individuos trabajan por el mismo objetivo y a nadie se le paga por trabajar más.

Marx predijo que después de la revolución comunista (que nunca ocurrió), el proletariado tomaría el control de todos los medios de producción y esto causaría la desaparición del gobierno. Luego, los trabajadores establecerían una sociedad sin división de clases y basada en la propiedad común, en la que la producción y el consumo lograrían un equilibrio. Se observa, por lo tanto, que el comunismo es un régimen de extrema izquierda.

Países comunistas

Aunque el término comunismo se utiliza a menudo, ningún país del mundo ha logrado establecer los ideales establecidos en el Manifiesto Comunista (en particular la abolición total del gobierno). Por esta razón, los expertos afirman que nunca ha habido un país verdaderamente comunista, sino sólo países socialistas con ideales comunistas.

Sin embargo, aunque no cumpla con los requisitos del régimen, a lo largo de la historia y aún hoy, algunos países se consideran comunistas, como por ejemplo:

  • China
  • Corea del Norte
  • Cuba
  • Laos
  • Vietnam
  • Unión Soviética

Características del socialismo

El socialismo es un régimen político y económico que busca eliminar las desigualdades sociales y las divisiones de clase, pero no prevé el fin del gobierno.

En el socialismo, los medios de producción, aunque pertenecen a la población, siguen estando controlados por el gobierno, que regula y paga los salarios que se pueden gastar de la manera que el trabajador desee. Así, la administración de los recursos se delega en el Estado, que los distribuye equitativamente. En general, la distribución se realiza en forma de políticas sociales que satisfacen las necesidades de la población, como la vivienda, la educación y la salud.

El puño en alto (o puño cerrado) y la rosa roja también son símbolos relacionados con el socialismo. El puño representa la resistencia contra la opresión y la rosa simboliza el sentimiento de comunidad y cuidado del prójimo.

Aunque el socialismo existía antes del Manifiesto Comunista, el sentido más popular del término se basa fuertemente en las ideas de Marx y Engels. En el manifiesto, los filósofos criticaban algunas formas de socialismo ya concebidas en ese momento y describían el régimen como una etapa de transición obligatoria que precedía al comunismo. Las reflexiones contenidas en el documento sirvieron de base para el surgimiento del llamado marxismo.

Países Socialistas

Es importante aclarar que el socialismo no es un modelo fijo y que, como cualquier sistema político, tiene varias variaciones en todo el mundo. Además, la mayoría de los países capitalistas también aplican políticas de carácter socialista, entre las que destacan la educación pública, la salud pública, la seguridad social, etc.

A diferencia del comunismo (que nunca fue realmente establecido), numerosos países ya han implementado alguna forma de gobierno socialista, como por ejemplo:

  • Venezuela
  • Uruguay
  • Sudáfrica
  • Siria
  • Nepal
  • Chipre
  • Sri Lanka

Deja un comentario