Características del simbolismo

El simbolismo fue un movimiento literario que surgió en Francia a finales del siglo XIX. Este movimiento también existió en otras formas de expresión en las artes, pero fue en la literatura donde tuvo más prominencia.

Conocer las principales características del simbolismo:

1. elementos místicos y trascendentales

La presencia de temas místicos, trascendentales, ocultos e invisibles es muy fuerte en la literatura simbolista. También se utilizan la intuición y los elementos que forman parte del mundo espiritual.

La presencia de elementos místicos en la escritura tiene la capacidad de alejar la literatura simbolista de la realidad, haciéndola más subjetiva.

2. Subjetividad

La subjetividad se manifiesta de varias maneras en el simbolismo. El tipo de lenguaje elegido por los autores es un ejemplo, a menudo inexacto y con la influencia de divagaciones y delirios.

La presencia de elementos que forman parte de la imaginación y de los sentimientos más íntimos del autor es otro elemento que demuestra subjetividad en el simbolismo.

Pero la subjetividad simbolista es diferente de la subjetividad que existía en el romanticismo. Está más relacionado con sentimientos sin lógica o línea de razonamiento. Se diferencia del subjetivismo romántico porque se origina en el inconsciente del autor.

Ver la subjetividad en el poema «Acrobata da dor» de Cruz e Souza:

De la risa atroz, sangrienta, sacude los cascabeles y convulsiona Salto, gavroche, salto, payaso, barrido Por el jadeo de esta lenta agonía….

3. Oposición al realismo y al naturalismo

A través de la presencia del misticismo y la subjetividad, la literatura simbolista terminó siendo una forma de negación de otros movimientos artísticos, especialmente el realismo y el naturalismo.

Esta oposición aparece en la literatura simbolista como un cierto desprecio por el razonamiento más lógico, por el uso excesivo del razonamiento y por las descripciones muy fieles de la realidad, como era el caso en la literatura realista.

Esto demuestra la necesidad de los autores simbolistas de escapar de la realidad tan presente en otros movimientos artísticos.

4. Uso de aliteración y resonancia

Aliteración y resonancia son dos figuras del lenguaje ligadas a los sonidos, la fonética de las palabras. La aliteración se caracteriza por la repetición de las letras consonantes y la resonancia por la repetición de las letras vocales.

El uso de estas figuras de habla hace que el sonido producido durante la lectura sea más importante que la escritura. En muchos casos la importancia del sonido de las palabras es más importante que su significado. Esta característica refuerza el carácter más subjetivo y poético de la literatura simbolista.

Vea un ejemplo en el extracto del poema «Sonata» del escritor Cruz e Souza:

Del inmenso mar maravilloso, amargo, Maravilloso murmullo compungente canciones vírgenes de emociones latentes, Del sol en el cálido y morboso letargo.

5. Presencia de musicalidad

La musicalidad es constante en la literatura simbolista. El uso de los recursos de la lengua portuguesa para dar a la escritura una cierta musicalidad es una característica muy notable de este período. Para lograr este efecto, los autores utilizaron sus propios recursos lingüísticos, como el uso de rimas y la repetición de letras y palabras con un sonido similar.

El uso de la musicalidad era un recurso utilizado por los autores simbolistas para dar al texto y al lector sensaciones más subjetivas que las que la simple escritura era capaz de transmitir. La musicalidad se utilizó para acercar los textos simbolistas a la poesía.

6. Sinestesia

La sinestesia es una figura del lenguaje que utiliza expresiones que transmiten sensaciones sensoriales: olfato, gusto, vista, tacto y oído. Los autores mezclaron todas las sensaciones de su literatura.

Las expresiones sobre el olor, el sabor o el color de un sentimiento, por ejemplo, pueden encontrarse en textos simbólicos.

Los autores utilizaron la sinestesia para dar a los lectores más sensaciones que palabras transmitidas, mezclando la representación de sensaciones o sentimientos.

Ver el ejemplo en la poesía «Soneto do aroma» de Alphonsus de Guimaraens:

Llega la mañana, la luz huele… Aquí está, saliendo del aire sutil….. Huele a luz, nace la mañana?  Oh, sonoro y colorido oído del aroma!

Deja un comentario