7 maneras de ayudar a preservar el medio ambiente

La preservación del medio ambiente depende de la participación de toda la sociedad. Debería ser una preocupación de los gobiernos y de los ciudadanos.

Los gobiernos deben crear políticas públicas para la preservación y protección del medio ambiente, además de invertir en la educación de la población para crear conciencia sobre la importancia del cuidado del medio ambiente.

Del mismo modo, todos los ciudadanos deben ser conscientes de sus actitudes, sabiendo que es necesario cuidar de los pequeños actos que, sumados, pueden marcar una gran diferencia. Conozca ahora algunas medidas sencillas que se pueden adoptar para ayudar a la preservación del medio ambiente.

Ahorrar agua

El agua es un recurso natural que puede agotarse si no se ahorra, especialmente el agua potable, que representa sólo el 3% de toda el agua de la Tierra.

La adopción de medidas sencillas puede ser muy eficaz para reducir el consumo de agua y preservar este recurso, que es fundamental para la supervivencia de los seres vivos y para la preservación del medio ambiente.

Para reducir el consumo de agua, se pueden tomar medidas como: tomar baños más cortos y no dejar el grifo abierto al cepillarse los dientes y lavar los platos. También es posible recoger y reutilizar el agua de lluvia y el agua utilizada en las lavadoras.

2. No tire basura en la calle

Tirar basura en la calle es una práctica que causa mucho daño al medio ambiente.

Además de ensuciar las ciudades, la basura que se tira en las calles puede acumularse en los desagües y alcantarillas. Como consecuencia, cuando llueve, el riesgo de inundación puede aumentar, ya que es a través de estas tomas que se debe drenar el agua de lluvia.

La basura que se deja en las calles también se puede llevar a los ríos, arroyos, océanos y fuentes de agua, causando la mortalidad de peces y otros animales, así como la contaminación del agua.

La basura que se acumula en la calle también puede causar la proliferación de ratas y otros animales que pueden transmitir enfermedades a los seres humanos, como la leptospirosis y el hantavirus.

3. Reducir el uso del coche

El flujo de automóviles contribuye en gran medida a la contaminación del aire debido a los gases contaminantes que son liberados por la quema de combustible, especialmente el dióxido de carbono.

La emisión de estos gases contaminantes debe reducirse en la medida de lo posible, ya que tienen una gran influencia en el aumento de los efectos del calentamiento global y del efecto invernadero.

Encontrar formas de reducir el uso del automóvil es una manera eficiente de ayudar a reducir la contaminación del aire. Las alternativas incluyen el uso de más servicios de transporte público, caminar o andar en bicicleta, y participar en sistemas de autostop.

4. Use menos plástico

El uso excesivo del plástico es uno de los principales problemas ambientales que hay que controlar para reducir los impactos sobre el medio ambiente, ya que este material tiene un proceso de descomposición muy lento. El plástico que queda en la naturaleza puede tardar entre 200 y 400 años en descomponerse, dependiendo del tipo de plástico utilizado.

Además, el plástico que llega a los océanos, mares o ríos es responsable de la mortalidad de miles de animales marinos, lo que aumenta aún más el desequilibrio de este ecosistema.

Para reducir el uso del plástico se puede evitar comprar productos que se venden en envases y bolsas de este material y no utilizar pajitas, cubiertos y platos de plástico.

También es posible adoptar el hábito de utilizar bolsas de tela u otros materiales reciclables de larga duración, que pueden ser reutilizados innumerables veces.

Los plásticos que llegan a los mares y océanos son contaminantes y causan la muerte de animales marinos.

5. Comprar menos y arreglar más

Otra forma de ayudar a preservar el medio ambiente es evitar las compras innecesarias, especialmente cuando un producto deja de funcionar. Todos los artículos que ya no son útiles para el uso o que ya se consideran obsoletos, si se descartan, aumentan aún más los residuos producidos.

Cuanto más compre, más residuos se producirán y más empresas e industrias producirán. Así, el consumo exagerado es responsable no sólo del aumento del volumen de basura en el planeta, sino también del aumento de la contaminación que producen y liberan las fábricas.

Para evitar el vertido de más basura en el medio ambiente un consejo importante es: antes de comprar un producto, compruebe si existe la posibilidad de reparar el artículo que ya tiene.

6. Separar la basura

La separación de los residuos es una de las formas más sencillas y eficientes de ayudar a preservar el medio ambiente. La manera más fácil de hacerlo es separar los residuos orgánicos (residuos de alimentos) de los residuos que pueden ser reciclados.

Para ayudar un poco más, todavía es posible separar los diferentes tipos de residuos reciclables: vidrio, papel y cartón, embalajes, plásticos, etc. La separación de los residuos reciclables es una forma de ayudar en el trabajo de recogida selectiva. La basura es separada, acondicionada y enviada a empresas que transforman este material en nuevos productos.

La basura reciclada, además de ayudar en la preservación del medio ambiente, también ayuda en la generación de empleos para las personas que trabajan en empresas que transforman estos desechos en materias primas para la producción de nuevos productos.

Los residuos orgánicos también pueden ser reutilizados en un proceso llamado compostaje, que transforma estos residuos orgánicos, de su descomposición natural, en fertilizantes o fertilizantes.

Lea más sobre Reciclaje, Recolección Selectiva y Compostaje.

7. Reducir el consumo de electricidad

La reducción del coste de la electricidad también contribuye a la preservación del medio ambiente, además de ayudar a ahorrar en las facturas mensuales.

También es posible cambiar el uso de la electricidad a otras fuentes de energía renovables más sostenibles, especialmente la energía solar, también llamada energía limpia, que puede utilizarse en hogares, escuelas y edificios públicos. Esto requiere la instalación de paneles solares que recogen la energía solar y la transforman en electricidad.

Existen también otras alternativas al uso de la energía eléctrica, como la energía eólica (de los vientos) y la hidroeléctrica (de las aguas).

Los paneles solares son una alternativa sostenible para ahorrar electricidad.

Deja un comentario