5 Principales causas de desigualdad social

La desigualdad social es el desequilibrio de las condiciones de vida entre los ciudadanos de un país. Se define básicamente por dos características: diferencias económicas y diferencias en el acceso a los derechos básicos entre las clases sociales.

Conozca ahora las principales causas de la desigualdad social:

Mala distribución del ingreso

La mala distribución del ingreso es posiblemente la mayor causa de desigualdad social en un país. La mala distribución de los ingresos se produce cuando existe un desequilibrio entre la población con ingresos altos y la población más pobre.

En la mala distribución del ingreso hay un pequeño número de personas o familias con una alta concentración del ingreso (riqueza). La mayoría de la población, por otra parte, vive con ingresos más bajos, a menudo insuficientes para su supervivencia básica.

La mala distribución del ingreso da lugar a un problema conocido como concentración del ingreso, que es precisamente la concentración de gran parte del ingreso del país en manos de un pequeño grupo social. Como consecuencia, la parte restante de los ingresos se divide entre las otras clases sociales.

2. Falta de acceso a una educación de calidad

El bajo nivel de educación de un país es también una de las causas de la desigualdad social, porque la baja calidad de la educación se traduce en una baja calidad de la formación profesional y técnica. Como resultado, los ciudadanos no están bien preparados para competir y aceptar buenos empleos.

La dificultad de acceso a una educación de calidad se manifiesta de varias maneras:

  • plazas insuficientes en las escuelas
  • la baja calidad de la educación ofrecida
  • la baja inversión en políticas de educación pública,
  • malas condiciones de conservación en las escuelas
  • dificultades relacionadas con el transporte de los estudiantes,
  • seguridad en el entorno escolar.

En los países con una desigualdad social generalizada, la educación de calidad debería figurar entre las prioridades de los gobiernos, ya que contribuye a reducir la desigualdad mediante la inclusión social.

3. Insuficiente inversión del gobierno

La falta de inversión gubernamental es otra causa de desigualdad social. Es parte de las obligaciones de un gobierno hacer inversiones adecuadas y suficientes en áreas que permitan a los ciudadanos el acceso a derechos que deben ser garantizados a todos.

Algunos de estos derechos son: acceso a los servicios de salud, educación básica, formación para el trabajo, vivienda y seguridad pública. También sufren de una falta de inversión en áreas como la cultura, el ocio, las políticas públicas y la asistencia social.

Las inversiones del gobierno pueden ser insuficientes por algunas razones. Puede ocurrir, por ejemplo, que el Estado no disponga de recursos suficientes para satisfacer la demanda de todos los servicios necesarios, tanto para el funcionamiento del gobierno como para satisfacer las necesidades de la población.

Si esto sucede y el gobierno no puede hacer las inversiones apropiadas, los servicios ofrecidos a la población serán de mala calidad o insuficientes para satisfacer la demanda del país.

Del mismo modo, la planificación de un gobierno también debe ser correcta a la hora de decidir cuáles son las políticas públicas a las que se debe dar prioridad para la financiación con el fin de garantizar el acceso a estos derechos para toda la población.

4. Dificultad para acceder a los servicios básicos

Otra causa fundamental de la desigualdad social es la dificultad de acceso a los derechos y servicios que deben garantizarse a todos los habitantes de un país. Algunos ejemplos son: el acceso a los derechos básicos a la alimentación, la vivienda, la educación, la salud, la seguridad y las oportunidades de trabajo.

En países desiguales, es bastante común que la realidad sea que los servicios públicos ofrecidos por los gobiernos a los ciudadanos son insuficientes para satisfacer las demandas de la población y a menudo carecen de la calidad adecuada. Como resultado, las personas con ingresos suficientes tienen acceso a estos servicios de manera privada.

Por lo tanto, quienes no pueden pagar por los servicios privados tienen más dificultades para acceder a estos derechos si no son ofrecidos por los gobiernos o si se les proporciona una calidad deficiente.

5. Mala gestión de los recursos públicos

La mala gestión de los recursos públicos es la mala gestión de las decisiones relativas al uso del dinero público. La mala gestión de los recursos puede existir por falta de planificación gubernamental, en hipótesis en las que el gobierno no toma las decisiones correctas sobre el presupuesto, y no hace la división necesaria de las inversiones para cada área.

El mal uso del dinero público puede ocurrir al tomar decisiones equivocadas que llevan al desperdicio de fondos públicos y a la inversión en proyectos, compras, políticas y obras que no son una prioridad.

Cabe destacar que la existencia de casos de corrupción y lavado de dinero son también factores que agravan la situación. En estos casos, es común que el dinero desviado de los esquemas políticos se utilice para asegurar los derechos de la población y para financiar los servicios.

Deja un comentario